Skip to content

Escuela coloca pelotas de tenis en las mesas para evitar el ruido al moverlas y no molestar a niño con autismo

Escuela coloca pelotas de tenis en las mesas para evitar el ruido al moverlas y no molestar a niño con autismo-NATION

El sonido de las sillas y mesas al moverse aturdía a un niño en el espectro autista y el salón tuvo una idea genial.

La forma en la que las personas con TEA (Trastorno del espectro autista) perciben y sienten el mundo que los rodea a menudo es diferente de otras personas.

La idea partió de una publicación realizada por la madre de Geremías, realizada por las redes sociales. Ella cuenta cuánto el ruido de las sillas y mesas con el piso lo aturdió y lo hizo enojar, por lo que obstaculizó el aprendizaje de su hijo.

Escuela coloca pelotas de tenis en las mesas para evitar el ruido al moverlas y no molestar a niño con autismo-NATION





El niño tiene excelentes calificaciones y excelente comportamiento, por eso es el alumno sobresaliente en su clase. Pero, desafortunadamente, le dijo a su madre cuánto le molestaba cuando se movían las bancas o sillas en actividades.

Escuela coloca pelotas de tenis en las mesas para evitar el ruido al moverlas y no molestar a niño con autismo-NATION





Escuela coloca pelotas de tenis en las mesas para evitar el ruido al moverlas y no molestar a niño con autismo-NATION

La publicación se volvió viral y terminó llegando a su escuela respectiva, que poco después contactó a la madre y le dijo que tomaría cierta iniciativa.

La escuela colocó cientos de pelotas de tenis a los pies de las mesas y sillas, y tal como informaron los maestros: fue el final de la “Era del ruido”.

Otras escuelas encontraron la iniciativa muy atractiva y decidieron adoptar la idea también.

Escuela coloca pelotas de tenis en las mesas para evitar el ruido al moverlas y no molestar a niño con autismo-NATION





Escuela coloca pelotas de tenis en las mesas para evitar el ruido al moverlas y no molestar a niño con autismo-NATION

Una iniciativa que nos demuestra que no cuesta nada ver por el bien de los demás.