Skip to content

Descubre cómo funcionan estas bicicletas que limpian el aire

Este invento no sólo incentiva el uso de la bicicleta, sino que limpia la contaminación de nuestras ciudades.

El diseñador holandés Daan Roosegaarde anunció la siguiente fase de su proyecto Smog Free; una bicicleta que absorbe el aire contaminado y libera aire purificado en una nube alrededor del ciclista.

Según Roosegaarde la idea de su Proyecto Libre de Smog surgió hace poco más de tres años, mientras miraba por la ventana de su apartamento en Beijing, China. En esta ciudad durante los sábados, el horizonte de la ciudad es visible; los días de entresemana, está envuelto en smog.





Roosegaarde propuso por primera vez una “aspiradora de smog” para eliminar los contaminantes de los cielos en 2013. Esto se convirtió en una torre de purificación de aire que, tras una exitosa campaña de Kickstarter, acaba de ser presentada en un parque público en Tianjin. La Smog Free Tower utiliza una ionización positiva para eliminar las partículas del aire circundante, expulsando el aire purificado a través de las rejillas de ventilación. Ahora Roosegaarde está aplicando la misma tecnología a las bicicletas.

“Las bicicletas siempre han sido un símbolo de vida amigable con el planeta y reducen la congestión vial, pero esta bicicleta cumple una doble función al limpiar el aire a medida que circulas”, dice Roosegaarde. “Para mí, el diseño nunca ha sido crear otra silla u otra mesa. Debemos utilizar la creatividad para mejorar la forma en que vivimos “.

¿Cómo funciona esta bicicleta?

Las bicicletas diseñadas por el artista holandés Daan Roosegaarde aspirarían aire contaminado, utilizando una ionización positiva para purificarlo, antes de liberarlo de nuevo a la atmósfera.





Gracias a este invento, se incentiva el uso de un transporte que no contamina y hace que los ciudadanos sean sujetos activos en el combate de la contaminación a través de un dispositivo tan simple pero con una tecnología innovadora.

“Las ciudades más sanas y la innovación urbana siempre estarán conectadas con inversiones gubernamentales a gran escala”, dice Roosegaarde. “Pero estoy demasiado impaciente para esperar a que el cambio caiga. “El gobierno hace de arriba hacia abajo, y los diseñadores, las universidades y las ONG lo hacen de abajo hacia arriba, y esperamos que nos reunamos en el medio”.

“Por supuesto, una torre y algunas bicicletas no resolverán el problema de la contaminación del aire, pero estas innovadoras bicicletas son una idea emocionante que, con suerte, activará a las comunidades para crear ciudades más verdes”, dice Roosegaarde. “Nuestras aspiraciones están siendo redefinidas; en el futuro, el mayor lujo no será una bolsa de Louis Vuitton. Será aire limpio ”.