Skip to content

Holanda abre la primera fábrica que reciclará 15 millones de pañales al año

Quieren evitar que los pañales usados de bebés y adultos mayores terminen en los vertederos.

Las empresas holandesas Elsinga Beleidsplanning & Innovative y ARN se asociaron para abrir la primera fábrica de reciclaje de pañales para bebés y adultos, la cual transforma los pañales usados en un recurso que sirve para producir biogás, bio granulados, fertilizantes artificiales y plásticos.

La fábrica de procesamiento de las empresas asociadas tiene la capacidad de reciclar 15 millones de pañales al año y para esto desarrollaron un reactor de escala industrial para la fase inicial y posteriormente desarrollarán dos reactores nuevos, para así incrementar la capacidad total de procesamiento de la planta. 





 

Adicionalmente, las empresas asociadas manifestaron que harán el proceso de reciclaje a partir de la hidrólisis de presión térmica (TPH), el cual consta de dos etapas que combinan el tratamiento térmico a alta presión de la materia prima e inmediatamente se realiza una rápida descompresión. 

De esta manera, el proceso logra generar plástico reutilizable y también se obtiene niveles más altos de producción de gas del lodo de purificación y del contenido de los pañales usados, que se convierten en energía verde.





 

Además, este proceso de obtención de lodo fermentado se convierte en bio granulados, que es utilizado como biomasa para generar energía limpia, que también genera fertilizantes. Adicionalmente, la empresa ARN utiliza vapor para hacer la incineración de los desechos de pañales en lugar de utilizar fuentes de energía fósil, lo que significa que con este método de procesamiento se evita la emisión de 964 kg de CO2 por cada tonelada de pañales. 

Según explica la empresa, el uso de vapor generado por la incineración de residuos produce un 70% menos de emisiones de CO2 que la generación de vapor a gas y de esta manera ARN, tendría una reducción de 14.460 toneladas de CO2 al año cuando terminen la expansión de la planta con los dos reactores nuevos.





 

El proceso de ARN y Elsinga Beleidsplanning & Innovative, ya fue aprobado por el Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente y gracias a su gran potencial para reciclar millones de pañales en Países Bajos y en otras partes del mundo, también recién subvenciones de la Unión Europea. Al respecto, Klaas Doting mencionó que “este es el primero de este tipo de proceso en cualquier parte del mundo y ya hay mucho interés. Si tiene éxito, estoy seguro que se duplicará en muchos lugares”.