Skip to content

Maestra salva a la abuelita de estudiante al notar signos de derrame

El rápido accionar de la maestra durante las clases en línea al notar que algo no estaba bien con la abuelita de una de sus estudiantes, le salvó la vida. 

Julia Koch es una profesora de una escuela elemental en Michigan, Estados Unidos y da clases en línea a niños de primer año, por la nueva adaptación escolar derivados del confinamiento por la pandemia del Coronavirus.

Recientemente, Julia fue considerada una heroína gracias a su rápido accionar que salvó la vida de la abuelita de una de sus estudiantes.

Todo comenzó cuando Julia recibió una llamada de Cynthia Phillips ya que tenía dificultades para cargar la tablet de la escuela de su nieta. Y durante la conversación la profesora notó algo extraño en la voz de la abuelita.

Julia comentó en una entrevista con CNN “Estaba claro que algo andaba muy mal. Sus palabras estaban tan mezcladas que no podía entender lo que estaba tratando de decir”.





 

Preocupada porque no es así como normalmente habla, decidió llamar de inmediato a Charlie Lovelady quien es el Director de la escuela Edgewood Elementary School y tiene las direcciones de las casas de los estudiantes. 

Al comentarle la situación, el Director llamó al 911 para que acudan a socorrer a la abuelita y además pidió a dos de sus empleados que vayan hacia la casa para ayudar a la abuelita y a los niños.

Adicionalmente, el Director contactó a la abuelita y pudo notar que sus síntomas empeoraban cada vez más. Y que estos, podrían estar relacionados con un derrame cerebral, que él podía reconocer puesto que así fue como falleció su papá.

Por fortuna, la ambulancia llegó a tiempo a la casa de Cynthia Phillips y comentó en una entrevista con CNN:  “Hubiera muerto si no hubiese sido por la rapidez de la profesora de conseguirme ayuda”. Y se mostró profundamente conmovida con todos quienes la ayudaron, comentando entre lágrimas “Agradezco a Dios no haber muerto enfrente de mis niños”. 





 

Tanto el Director como la profesora están muy felices porque la abuelita se está recuperando poco a poco. 

Julia está muy complacida por la situación “De todo esto, aprendí que ser parte de una comunidad que se preocupa es muy importante. Prestar atención a las personas, escucharlas, siempre pensar en cómo ayudarlas. Es muy grato saber que soy parte de un equipo así.

Y agregó: “No creo que se puede ser un buen maestro sin preocuparse por los estudiantes y sus familias. Especialmente en el entorno en el que nos encontramos, es demasiado difícil hacer esto sin preocuparse realmente”.