Skip to content

Una mujer de 26 años decidió adoptar a 14 chicos huérfanos de África

Sin duda tiene un corazón de oro y está transformando la vida de estos pequeños. 

Letty McMaster es una joven mujer de 26 años de origen inglés, quien decidió adoptar a 14 chicos huérfanos de Tanzania.

Todo comenzó cuando Letty tenía 18 años y decidió realizar un viaje al país africano para participar en un voluntariado con una organización encargada de ayudar a niños huérfanos.
Sin embargo, cuando llegó al orfanato su intención era quedarse por 1 mes pero por el impacto de las condiciones con las que vivían los chicos, decidió quedarse por 3 años para ayudarles en todo lo que pudiera.
Y es que desafortunadamente, los chicos sufrían de las consecuencias de la corrupción en la que estaba envuelta la organización. Ya que quienes estaban a cargo, se quedaban con el dinero de las donaciones y solamente alimentaban a los chicos una vez al día y ellos eran víctimas de maltrato físico y mental.




Letty comentó en una entrevista con el medio británico Daily Mail que lamentablemente esto ocurre de manera constante en muchos orfanatos “Ví el impacto terriblemente dañino que estaban teniendo en los niños y como estaba alimentando un ciclo continuo de abuso”.
Además enfatizó en qué las personas que donan a estás organizaciones no tienen idea de lo que realmente ocurre “Piensan que están ayudando pero en realidad están causando mucho daño”.  Y agregó que “Estos orfanatos son solamente una manera de hacer dinero y una forma de explotación de los niños”.
Todas estas razones contribuyeron a que ella extienda su estancia en Tanzania para poder ayudar a los chicos, especialmente cuando en el 2016 el orfanato cerró y varios de los niños se iban a quedar en la calle.
Fue en ese momento que ella decidió fundar su propia organización llamada Street Children Iringa, que se convirtió en el hogar de 9 chicos que estaban en el orfanato original y de otros 5 niños que conoció en las calles.




De esta manera Letty se convirtió en la tutora legal de los 14 chicos y haberlos adoptado significó no solamente ofrecerles un hogar seguro, si no que también les dió la oportunidad de que se preparen académicamente, ya que ninguno de ellos estudiaba.
Ahora Letty representa ser la mamá de algunos de los chicos, que no tuvieron una figura materna ya que son huérfanos desde que eran muy pequeños, mientras que otros la consideran como una hermana mayor.
Sin duda la persistencia de Letty y su honorable trabajo ha transformado la vida de los pequeños, ahora todos tienen grandes aspiraciones académicas y profesionales como la de Fred de 11 años, quien recientemente fue aceptado a una prestigiosa academia de fútbol, o Eliah y Gosberth quienes ganan premios por excelencia académica, o el caso de Eva de 19 años quien estudia en la universidad y fue aceptada para un trabajo voluntario con una ONG. Mientras que otros de los chicos tienen vocación para la música, el deporte, guianza turística, medicina, etc.




Letty está muy orgullosa de todos ellos y aunque pasó por muchas dificultades para poder llegar ahí, comentó “Ver su voluntad, determinación y éxito es lo que hace que todo lo que hecho valga la pena”.
“Decidí que quería crear un lugar que los chicos pudieran llamar hogar donde puedan estar seguros, estables y amados y que no sean tratados como si estuvieran en un zoológico”.
Actualmente, Letty pasa 9 meses con los chicos en Iringa y el resto del año regresa a Reino Unido para visitar a su familia biológica y para acudir a eventos que ayudan al financiamiento de su fundación. Y recientemente obtuvo un título universitario de la Universidad de SOAS, Londres.
No cabe duda que es una mujer increíble construyendo un futuro brillante para los chicos, quienes están eternamente agradecidos con ella, además de ser inspiración para todos.