Skip to content

Mujer crea campaña publicitaria para encontrar un donante para su esposo

Con su campaña publicitaria logró encontrar un donante de riñón para su esposo, además de concientizar a muchas personas para promover la donación. 

Karen Buelow vive en Wisconsin, Estados Unidos y en septiembre del 2019 inició una campaña digital para ayudar a su esposo Tom, quien padece de una enfermedad renal crónica desde el 2011.

Desafortunadamente la enfermedad avanzó de grado 3 a grado 5 en el 2018 ya que los riñones de Tom estaban funcionando únicamente con el 5% de su capacidad y los médicos les comentaron que tenían tres opciones a seguir: tener un trasplante, someterse a una diálisis potencialmente debilitante y/o prepararse para morir. 





 

Aunque estaban desalentados Tom entró a la lista de espera para un trasplante de riñón de una persona fallecida, sin embargo por las particulares de la enfermedad de Tom, esta no era la solución más viable, ya que era más adecuado un donante vivo. Adicionalmente, según las estadísticas en Estados Unidos cada 2 horas una persona entra en la lista y el tiempo de espera es de 6 años aproximadamente, lo cual significaba un destino fatal para Tom.

De esta manera, Karen inició su campaña para dar a conocer la historia de su esposo e intentar encontrar un donante. Su campaña incluía anuncios publicitarios (espectaculares/vallas publicitarias) y afortunadamente, tras realizarse todos los estudios pertinentes, en noviembre del 2019 encontraron un donante compatible.





 

Además del donante seleccionado, otras 37 personas también aplicaron para la donación de riñón.

Y fue así como el 2 de enero del 2020 Tom recibió un nuevo riñón que le permitirá mejorar su condición y continuar agradecido con su compañera de vida que ha estado en las buenas y en las malas por más de 33 años de matrimonio.

No cabe duda que la determinación de Karen por buscar incansablemente una vía para ayudar a su esposo es algo muy digno de admirar, además de que gracias a esta historia más personas en el mundo se han sensibilizado y están aprendiendo sobre la importancia de la donación de órganos.

Karen y Tom están muy agradecidos por esta nueva oportunidad que esperan mejore radicalmente su vida para permitirles disfrutar de las pequeñas cosas como la jardinería, estar en la naturaleza y compartir con la familia.