Skip to content

Zorrito del desierto ríe a carcajadas y juega con sus dueños en un café

Zorrito del desierto ríe a carcajadas y juega con sus dueños en un café-NATION

Los animales son una verdadera fuente de alegría y bondad y este zorrino es prueba viva de eso.

Djinn es un fennec, una especie de zorro crepuscular que regularmente viven en varias zonas desérticas alrededor del mundo. Y si bien no son una raza domesticada, estos tiernos animales han comprobado que pueden ser las mascotas perfectas.

El zorrillo vive con sus deños desde que tienen memoria, pues fue recatado cuando tenía apenas unas horas de vida y necesitaba de cuidados constantes, por lo que vivió los primeros meses de su vida rodeado de personas.

Zorrito del desierto ríe a carcajadas y juega con sus dueños en un café-NATION





Para el momento en el que estaba preparado para volver a su hábitat natural, el zorrillo del desierto estaba tan acostumbrado y feliz junto a sus dueños que estos decidieron adoptarlo y mantenerlo como parte de la familia.

Y aunque lo mejor es que especies como estas se conserven en santuarios o en libertad, Djinn no puede estar mejor con esta familia, es una criatura alegre, obediente y muy cariñosa que ha traído muchas alegrías al hogar.

Al animalito le encanta que le rasquen sus grandes orejas y su panorama favorito es salir a pasear con sus dueños y conocer gente nueva.

Zorrito del desierto ríe a carcajadas y juega con sus dueños en un café-NATION





Además de ser una mascota hermosa, Djinn es muy popular en redes sociales. Con un físico envidiable y una sonrisa encantadora, el pequeño fennec ha logrado conseguir una increíble cantidad de fanáticos que siguen todas sus aventuras a través de YouTube.

El pequeño animal hace de todo, desde paseos en la playa en cámara lenta hasta íntimas sesiones de cariño y descanso con sus dueños, los fans de Djinn ven con encanto cualquier video que muestre al animalito disfrutando de la vida.

Zorrito del desierto ríe a carcajadas y juega con sus dueños en un café-NATION





La vida de Djinn no comenzó de la mejor manera, sin embargo ahora vive con una familia feliz, que lo aman, miman y lo cuidan.