Skip to content

Increíble mina de sal en Polonia tiene lagos subterráneos, capillas y candelabros hechos de sal

Este lugar crea un ambiente verdaderamente mágico.

La mina de sal de Wieliczka, cerca de Cracovia, Polonia, demuestra que la sal puede ser una obra de arte y no solo un condimento para nuestras comidas.

Esta mina se abrió por primera vez en el siglo XIII y hoy es considerada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En su punto más profundo alcanza una distancia de 326 metros y su longitud supera los trescientos kilómetros, cuenta con lagos subterráneos, 2,000 cámaras y capillas equipadas con enormes candelabros.





Cada pequeño detalle de esta mina está hecho de sal. Este lugar crea un ambiente que parece irreal.





Su historia se remonta a la Edad Media, cuando solía llamarse Magnum Sal o Gran Sal. Desde el siglo XIII ha producido sal de mesa y es una de las minas de sal más antiguas en el mundo.

Todas las 2,000 habitaciones de la mina están talladas en roca de sal, incluidos los pasillos y el piso. Existen esculturas religiosas que fueron talladas en sal por los mineros.





Este lugar sin duda es único en el mundo gracias a su belleza.